Denuncian que le mataron al bebe en el Hospital Israel Ranuarez Balza de San Juan de los Morros

0
230

Nosotros, Nebraska Alexandra Medina Cano, Luis Daniel Rosas Carpio y Norys Romelia Cano Lara, titulares de la cédula de identidad N° 19.986.935, 17.303.170 y 10.674.143, madre, padre y abuela respectivamente de SANTIAGO GABRIEL ROSAS MEDINA exponemos  lo siguiente:

            El día sábado 21 de Enero de 2017 a las 12:00 p.m., según consta en documento anexo salimos del Hospital Nuestra Señora de la Caridad de San Sebastián de los Reyes, en una ambulancia, al Hospital Israel Ranuarez Balza ubicado en la ciudad de San Juan de los Morros estado  Guárico al servicio de sala de parto el cual se encuentra en mezzanina del mencionado hospital, debido a que ya había comenzado trabajo de parto con 1 de dilatación según consta en documento anexo  ya que por ser una paciente diagnosticada con Diabetes tipo I y controlada en ARO (alto riesgo obstétrico),  se requería su atención inmediata. Una vez que llegamos a la Sala de Parto del Hospital Israel Ranuárez comenzamos a ser víctima de maltrato por parte del personal de toda el área (porteros, enfermeros, residentes, especialistas) siendo su respuesta que no había cupo, que debía ser trasladada al Hospital Central de Maracay, por lo que inmediatamente recurrimos a hablar con una amiga que trabaja allí para que por favor intercediera para que no se la llevaran ya que por su condición no sería posible recorrer tan larga distancia. Ella procedió a hablar con el doctor José Gregorio Hernández Jefe del Servicio de Sala de Parto quien de inmediato se comunicó con el personal de guardia hablando directamente con la especialista de guardia, la única condición era que se le hiciera cesárea pero un médico que se encontraba allí nos informó “QUE SI SE QUEDABA ELLA, NO HABÍA COMO ATENDER AL BEBE” por lo que nuevamente nuestra amiga se dirigió a Neonatología y habló con la Dra. Zaida Paz quien le informó “QUE NO HABÍA PROBLEMA QUE EL CUPO EXISTÍA”. Dicho esto se nos dice que no hay Kit de Cesárea, que debíamos comprarlo. Inmediatamente nos dirigimos en una tarea titánica a tratar de comprar el mencionado kit, consiguiendo algunas cosas entre amigos y otras en las farmacias que se encontraban de guardia. En el espacio que salimos a buscar lo requerido le informan a mi hija que así llegáramos con el Kit de igual forma se trasladaría a Maracay porque ahí no había como atenderla. Después que llegamos con el Kit había un misterio en torno a esta situación que nadie nos explicaba y comenzamos a preocuparnos debido a la condición de mi hija que se encontraba sin comer con dolor y comenzando un trabajo de parto que podía descompensarlos tanto a ella como al bebe.

Allí nos dieron las 5 de la tarde aproximadamente cuando al fin se hace la historia para su ingreso formal y se nos da la orden para realizar unos exámenes de HC y Glicemia, los cuales estuvieron en menos de una hora, cuando llegaron los exámenes los entregamos y procedimos a esperar, siendo retirados de sala de parto diciendo que seriamos informados cuando estuviera listo. Sin embargo aproximadamente a las 10 pm se nos informa que los exámenes no estaban actos para realizarse una cesárea y es allí cuando la anestesióloga de guardia decide no ingresarla a quirófano por ser un riesgo ya que las plaquetas estaban bajas. Pide repetir los exámenes y se molesta porque no se habían repetido de inmediato si los mismos habían llegado a tiempo a sala de parto. Se nos pide repetir los exámenes en un laboratorio privado ya que los del hospital arrojaban un resultado dudoso, lo que nos causó un impacto por lo avanzado de las horas y la falta de dinero. Insistimos una vez más en el hospital pero los exámenes salieron igual, mientras esto sucedía mi hija me manifestó llorando que se sentía mal que quería ir a casa y que sentía que le estaba bajando la azúcar, en ese momento se me acerca la Anestesióloga de guardia y se da cuenta del acontecimiento y le informa alarmada  a la doctora que mi hija estaba hipoglicemica, la doctora con toda su tranquilidad le pregunto a Nebraska que qué sentía, cosa que le fue imposible responder muy descompuesta y con toda la paciencia se buscó una bolsa de solución y se le suministró mientras la Anestesiólogo se dirigió a mí y me dijo SEÑORA HE VENIDO A BUSCAR A SU HIJA EN 3 OCASIONES Y NO LA HE PODIDO LLEVAR, NO QUEDA DE MI PARTE NO ENTIENDO POR QUE SI LOS EXAMENES ESTABAN AQUÍ DESDE LAS 5 DE LA TARDE Y NO ESTABAN BIEN NO SE MANDARON A REPETIR Y SERIA MUY IRRESPONSABLE DE MI PARTE SI OPERO A SU HIJA SIN CORROBORAR ESTOS EXAMENES” información que agradecí inmensamente porque por fin alguien me hablaba con amabilidad. Al terminar de aplicar la primera solución le dije a la doctora que se había terminado y fue entonces cuando muy molesta quito la bolsa de solución y procedió a llevarse a mi hija donde yo no pudiera verla. Es importante destacar que durante TODO EL DIA les hice hincapié que era diabética que era necesario que comiera algo si no se iba a descompensar. Nos dirigimos a realizar los exámenes en la Santa Rosalía saliendo estos perfectos para proceder, pero cuando llegamos la respuesta fue “NO SE VA A LLEVAR A QUIROFANO SE LE VA A ENTREGAR LA PACIENTE AL PROXIMO GRUPO DE GUARDIA PARA QUE ELLOS DECIDAN QUÉ HACER” Desde ese momento no supe nada hasta el día siguiente que muy angustiada le pedí a mi amiga que pidiera información de mi hija ya que nadie me decía nada. Al llegar le informaron que iban a hacerle la cesárea  a las 6 de la tarde pero gracias a Dios la Doctora Albany Alvares al ver el caso inmediatamente la ingreso a quirófano, 9:30 am al fin nace mi niño para encontrar la tragedia que el parto se había pasado, que había tragado líquido y quizás había defecado y que tenía mucha dificultad para respirar, lo dejaron aun así una hora más porque no se dieron cuenta que él bebe estaba asfixiado. Entró a terapia por 4 días después de tanto luchar por su vida, cuando por fin mi hija pudo caminar fue a conocerlo, finalmente murió.

Esperando se haga justicia de alguna forma para que no les ocurra a otras madres que van a ese hospital con la ilusión de ver nacer a sus criaturas,

Firman:

Nebraska Alexandra Medina Cano (MADRE)

Luis Daniel Rosas Carpio (PADRE)

Norys Romelia Cano Lara (ABUELA)