Crónica roja: Masacre en el club… (+fotos fuertes)

0
139

*** Las víctimas de este suceso fueron cuatro sujetos mala conducta y un honesto taxista, quién cayó junto a ellos porque había sido llamado por uno de los sujetos para que “les hiciera la carrerita”.

*** Los delincuentes fueron sorprendidos y acribillados después de terminar una parranda en el Club de Educadores del estado Aragua.

Eran, según vecinos del lugar, como las dos y media, cuando el oscuro silencio de la madrugada se vio interrumpido por el ensordecedor sonido de armas de muy diferentes calibres. La angustia se apoderó de los habitantes de los urbanismos

de la zona. Uno que otro se atrevía a ver por la ventana, pero todo pintaba tenebroso. Solo se escuchaba las puertas de un auto cuando eran cerradas y la maquina del mismo, puesta en movimiento. Pasado un buen rato, algunos curiosos comenzaron a salir para indagar sobre lo sucedido. La escena era macabra. Cinco jóvenes acribillados, dos dentro de un deteriorado Ford Fiesta color dorado y, tres tirados en el pavimento fuera del auto. Los autores de esa masacre habían huido del lugar.

Lo anterior ocurrió cuando apenas entraba la madrugada de este lunes 8 de abril de 2017, en el sector de La Morita, entrando por Mercado Mayorista, exactamente en la calle que está al frente del Centro Comercial Diga Center, jurisdicción del municipio Mariño del estado Aragua. Allí en la zona hay varios urbanismos muy habitados. Los asesinados salían del Club de Educadores del estado Aragua, ubicado allí mismo donde ocurrió el suceso. Testigos sostienen que “eran seis los chamos que estuvieron libando licor en el club y terminada la parranda, abordaron un taxi, que cuando se disponías arrancar, fue interceptado por unos sujetos que se bajaron de un auto que acababa de llegar y arrancó la plomazón. Fueron cinco los muertos porque dos de ellos huyeron del lugar. Uno iba herido”
Cuando el día aclaró, logramos saber que las víctimas de este suceso fueron cuatro sujetos de muy mala conducta, solicitados por diversos delitos y, por mala suerte, un honesto taxista, quién había sido llamado por uno de los sujetos para que “les hiciera la carrerita”. El parte revela las siguientes identidades: 1) El taxista Douglas Gregorio Suarez Garcés, cédula de identidad V-14.319.192; 2) Danny Argenis Ochoa Castillo (30), cédula de identidad V-19.653.335, quien estaba solicitado desde el año 2009 por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) sub delegación Mariño por el delito de Extorsión; 3) Héctor Oswaldo La Cruz Castillo (20), cédula de identidad V-26.791.207; 4) Ybrain Javier Ramírez Yépez (23), cédula de identidad V-23.528.059; y, 5) Oscar Henrique Ramírez Yépez (24), V-23.528.060. Estos últimos hermanos.
Las fuentes policiales confirmaron que ellos salían del club en el vehículo Ford Fiesta, de color dorado, placa DCJ-14Z, cuando fueron interceptados por varios sujetos que portaban armas automáticas y que sin mediar palabras los acribillaron. Dos integrantes del grupo que estaban en la juerga, un menor de 17 años y un tal Jackson, lograron huir del sitio, dejando atrás los cuerpos tirados de sus compañeros de farra.
Se nos dijo que “los homicidas buscaban a solo uno de los seis choros, por lo que se presume, que para no dejar testigos, procedieron a matarlos a todos, disparándoles varias ráfagas al vehículo. Tres lograron bajarse del auto, pero no se escaparon del escupitajo de balas disparadas por los victimarios.”
Una reseña policial a la que tuvimos acceso revela que “las víctimas fueron sorprendidas por desconocidos, quienes le efectuaron múltiples disparos que les causaron la muerte casi instantáneamente. Sólo uno resultó lesionado. Con excepción del taxista, los sujetos, hoy occisos, eran miembros de la banda conocida como “el tren de Aragua”, al extremo que el sujeto identificado como Danny Argenis Ochoa Castillo vivía “enconchado en el Centro penitenciario de Aragua, mejor conocido como el penal de Tocorón. Así evadía a las autoridades quienes lo requerían por diversos delitos de homicidios y extorsión que cometía permanentemente en los municipios Mariño, Sucre y Libertador.
En este caso y por la forma cómo ocurrieron los hechos, las autoridades manejan la hipótesis del ajuste de cuentas entre bandas rivales que se viven cazando entre sí por diversas razones.

D'orelys Paiva